Uso de los guiones en los diálogos

Estos diez ejemplos recogen sus usos más frecuentes:

—He descubierto que pierdo mucho tiempo haciendo scroll y estoy empezando a leer.

—Oh, gracias. Muchas gracias por sus palabras dulces—murmuró Ana.

—Somos muchos en la familia —dijo Betty— y este libro lo escribimos entre todos.

—Seguro que, a la larga —contestó Bárbara como si dudara—, todo se arreglará.

—¡Rosa, vuelve! —insistía Margarita—. Necesito decirte algo ahora mismo.

—¿Y tú qué entiendes de eso? —saltó Miguel—. Nunca te has enamorado.

—Con lo que me hubiera gustado escribir… —susurró—. Poesía. Cuentos. Una buena carta por lo menos.

—Esto no puede continuar así. La mentira ha ido demasiado lejos —se levantó, mirándose las manos temblorosas—. Tengo que sobreponerme, acabar con esta locura.

—Esto no puede continuar así. La mentira ha ido demasiado lejos. —Se levantó, mirándose las manos temblorosas—. Tengo que sobreponerme, acabar con esta locura. [bis]

—Sí, amiga, me asombra tu valentía —dijo ella con aplomo. Y tras una breve pausa, añadió—: Admiro de veras tu sangre fría.

—Ya sé en qué está pensando —dijo la curandera—: en el color rojo. Todas hacen lo mismo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.