Laura Adler sobre Marguerite Duras

“Luego la trata de puta asquerosa. La palabra puta sigue siendo un misterio para ella, aunque le llega cada vez al fondo del corazón. Ignora su significado, pero le gusta. No sabe por qué pero le atrae. Puta, puta asquerosa. Mira a su hermano directamente a los ojos cuando le dice esas palabras. Encontrar el significado de las palabras con la finalidad de nombrar lo que experimenta: para Marguerite, las palabras y las cosas que significan tardaron mucho en coincidir. De este desfase y de la niebla perpetua que la envolvió durante la adolescencia nacerá también la escritura como método de elucidación. Comprender, por supuesto. Pero no demasiado y nunca todo.”


Laura Adler, Marguerite Duras, Editorial Anagrama, 2000.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.